sábado, 12 de noviembre de 2016

Queen Esther... He aprendido a reír en momentos difíciles.


 Gracias a Dios.
 Porque no es por mis fuerzas.
 En momentos difíciles, en momentos de pruebas, Dios siempre me llena de alegría.
 Aveces me he preguntado como podía reír tanto en medio de las dificultades, pero ahora me acuerdo de que uno de los frutos del Espíritu Santo es el gozo.
 Cuanto más me han intentado apagar el gozo, Dios me ha llevado a otro nivel mas real, más profundo con el.
 En todo tiempo, él me demuestra que su alegría no es como la que ofrece el mundo, sino la verdadera que no depende de la situación, de la comida, del dinero o de las personas a mi alrededor, sino de él.
 ¡Y me encanta!.
 ¡Me encanta porque es algo que no se puede comprar!.
 ¡Es algo que no se puede fingir!.
 ¡Es algo extraordinario!.
 ¡Dios es mi alegría!.
 Por eso he aprendido a reír en momentos difíciles.

"El corazón alegre hermosea el rostro; Mas por el dolor del corazón el espíritu se abate". Proverbios 15:13.


sábado, 29 de octubre de 2016

Queen Esther... Los ángeles.


 "Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, 
 Que te guarden en todos tus caminos. 
 En las manos te llevarán,
 para que tu pie no tropiece en piedra". 
                     SALMOS 91:11-12.



* Te invito a escuchar: http://voxdei.myl2mr.com/

jueves, 27 de octubre de 2016

Queen Esther... Enjoy!.


 Hace unos meses, tuve el privilegio de viajar a Nigeria (África), aprendí bastante y disfruté bastante, de la comida, de la familia, superé pruebas, Dios estuvo conmigo.
 Me regalaron dos revistas de moda africana.
 ¡Me quedo con la frase de mi Pastor Ruben Funes que hace tiempo me dijo!: Enjoy! (Disfruta).
 Seguiré disfrutando de los regalos de mi Padre Dios, porque él es BUENO.


Diseñé este vestido, simplemente añadiendo una tela africana a una falda...

Soy una mujer que se divierte y disfruta con la moda... No soy una adicta a la moda. No me gusta ser adicta a nada.
 Tampoco soy fashion victim, porque no me gusta ser víctima de nada ni nadie.

"Pues si vosotros,  siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿Cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?".
San Mateo 7:11.

*Mi Padre sabe darme buenas cosas.

*Gracias por las fotos Jenny.

miércoles, 12 de octubre de 2016

Queen Esther... El centro de atención.

 "Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe". San Juan 3:30.



No hay nada mejor que estar en la presencia de Dios.
Ahí encuentro paz, ahí encuentro libertad, ahí encuentro identidad.
La Biblia es la única guía necesaria para conocer la voluntad de Dios, la identidad de Dios, la paternidad de Dios.
Este amor no lo puedo explicar, pero me encanta saber que mi Dios dejó todo escrito para que yo pueda caminar.
Esta es la verdadera libertad, esta es la verdadera identidad.
Dios: Mi centro de atención, el centro de atención.

viernes, 7 de octubre de 2016

Queen Esther... Perla preciosa.

  Lo voy a admitir, me gustan las joyas, sinceramente me gustaría dejar algún día joyas como herencia a mis hijas e hijos.




 Pero, sinceramente, creo que de nada sirve tener todas las joyas del mundo si te falta la perla preciosa.
 Estoy convencida de que el mayor legado que un ser humano puede dejar a sus hijos es la palabra de Dios... ¡Ésa es la mayor inversión!.
 De nada sirve tener perlas si no tienes una relación real con el Creador de las perlas: Dios.
 De nada sirve tener perlas si no sabes el valor de una relación con Dios, el que diseñó ésa joya para que tu lo puedas lucir.
 No existe ningún joyero en la tierra que pueda embellecer desde adentro a una persona.
 Me gustan las joyas sí, por supuesto, pero el mayor regalo de vida, mi mayor herencia la encuentro cada día en la palabra de Dios.

jueves, 6 de octubre de 2016

Queen Esther... Mi belleza viene de Dios.

 Hoy me vino un pensamiento a la mente: La obediencia a Dios es lo que me da belleza.
 No es el maquillaje, es el contacto, mi intimidad con Dios.
 No es la ropa que me pongo, es la presencia del Espíritu Santo.
 ¿Cómo sino iba a poder amarme a mí misma?.
 ¿Cómo iba a tener la sabiduría para cuidar de mi si Dios no interviene?.
 Mi "secreto" de belleza en realidad no es un secreto.
 Mi mejor inversión de belleza: La palabra de Dios.